miércoles, 26 de noviembre de 2008

El

Él, la quería, seguía queriéndola, no importa cuánto se repitiera a si mismo lo contrario, ni cuanto tratara de convencerse de que no lo hacía, la verdad - y en el fondo él lo sabía muy bien - no solo la seguía queriendo, sino que la seguía amando – tal vez mas que cuando estaba junto a ella-.

Esto naturalmente le causaba una especie de nostalgia, acompañada de dolor, era un dolor agudo como agujas que se le clavaban debajo de las uñas, pero al mismo tiempo era un dolor que demostraba y exhibía su amor por ella, era un dolor que si ella lo viese sufrirlo le creería realmente que aun la amaba, o tal vez no, tal vez solo lo ignorase y se daría media vuelta para alejarse caminando, y él con su dolor seria incapaz de ir tras ella -esto a decir verdad le aterraba, tenerla frente a él, que ella se de vuelta y se vaya, sin el poder seguirla-.

El lloraba - cosa que común mente no hacia - por ella, desafortunadamente ella no lo veía, pues si lo hacia sabría que esa era la máxima forma de expresar amor y dolor al mismo tiempo - o al menos debería de saberlo- el punto en concreto es que el poco a poco se daba cuenta de que la amaba, pero que también amaba ese dolor que le provocaba evocarla en todo momento.

Se comenzó a enamorar de esos instantes de nostalgia, amor, dolor, placer, desesperación y descubrió que lo que necesitaba, no era que ella regresara, sino que lo que en realidad necesitaba era. Volverse a enamorar.

he ahí el verdadero problema.

3 comentarios:

fanntine dijo...

El amor es el sentimiento que puede hacerte sentir lo mejor y también el que te hace pasar por lo peor...

daniel dijo...

hijole... el ammor...

jejejeje ando de paso mr fresko

al rato le aviso pa que vea como destruí por completo la historia que me dio jajajaja

saludos!!

chanchamito dijo...

no manches qué chido está, casi pude habértelo encargado, no manches!!!

Fabuloso, la historia es mi historia Lic, no manches, no se q más decir y no puedo dejar de escribir acerca de lo sorprendido que estoy. Necesito enamorarme otra vez!!! Pero qué dífícil es querer olvidarse de ella, de la que está sin estar, de la que tanto dolor nos causa...